El foco de la semana: Los efectos de la sanción a Apple

El foco de la semana: Los efectos de la sanción a Apple

Anchor

La Comisión Europea impuso a Apple Inc. una sanción por 13.000 millones de euros por considerar que se benefició de ayudas ilegales de Estado en Irlanda desde 2003 hasta 2014. No es la primera vez que Bruselas sanciona empresas multinacionales por prácticas de ingeniería fiscal por entender que perjudica la libre competencia dentro de la Unión Europea.

Así, la comisaria de Competencia, explicó que las ventajas fiscales que Irlanda otorgó a Apple le permitieron tributar por los beneficios originados en Europa, Oriente Medio, África e India a un tipo de impuesto de sociedades prácticamente nulo, lejos del 12,5% de tasa impositiva que establece Irlanda, según información recopilada por El País. Dicha tasa, dicho sea de paso, es prácticamente la mitad que la del resto de socios de la Unión, que es del 30% en España.

La competencia fiscal entre países permite el desplazamiento de la recaudación por impuesto sobre beneficios hacia territorios de menor gravamen, reduciendo la recaudación total de los Estados y agravando los problemas de déficit público.

Las reacciones en contra

Apple, el gobierno de Irlanda y el Tesoro de EE.UU. se han posicionado en contra de esta sanción por distintos motivos. La empresa, porque defiende que ya tributa conforme a las leyes de cada país, Irlanda porque no quiere perder su reputación de país favorable a la ubicación de empresas y el Tesoro de EE.UU. porque entiende que la UE se ha extralimitado en la investigación de una empresa americana.

Irlanda es uno de los países con mayor facilidad para los negocios, según el índice que publica el Banco Mundial, donde 20 es la puntuación máxima. Entre otros motivos, la pertenencia a la UE, una legislación más acorde a los estándares anglosajones y un tipo de impuesto de sociedades de los más bajos del mundo desarrollado, influyen decisivamente. Por ello, muchas multinacionales tienen su sede europea en Irlanda y consolidan allí sus beneficios.

El punto de vista de Apple

Apple genera un 20% de su negocio en Europa, de acuerdo con la información de la propia empresa en su sitio web.

Dado que el tipo de negocio de Apple no difiere mucho de una región a otra, es razonable concluir que un 20% del beneficio antes de impuestos del grupo tenga su origen también en Europa, lo que implicaría, en 2014, una base imponible de 7.900 millones de euros. Los impuestos exigibles, dependiendo de si sólo tributan en Irlanda al 12,5% o lo hacen a la media europea cercana al 25%, oscilarían, sólo para 2014, entre los 980 y los 1.975 millones de euros.

Según las informaciones en las que se ha basado la Comisión, Apple sólo habría pagado menos del 1% de impuesto en Europa, es decir en 2014 poco más de 79 millones de euros.

La tasa impositiva real de Apple, derivada de sus cuentas, es del 20%.

La cifra de negocios de Apple y sus beneficios crecieron fuertemente de 2010 a 2014, y también en 2015. Sin embargo, recientemente los beneficios antes de impuestos del grupo han disminuido y en el último trimestre (junio 2016) fueron de 9.264 millones de euros.

La sanción de la Comisión Europea equivale pues a algo más del beneficio trimestral de Apple, por lo que tiene un impacto significativo en la cuenta de resultados del grupo. Por ello, es lógico que la empresa se plantee recurrir la sanción ante los tribunales de la UE.

La situación de Irlanda

Desde el punto de vista de Irlanda, reputación Business-friendly aparte, tiene poco sentido oponerse puesto que la situación fiscal del país necesita estos ingresos. La recaudación de 13.000 millones de euros significaría por sí solo el equivalente a los ingresos fiscales de un trimestre.

Cabe recordar que Irlanda tuvo que ser asistida por la UE en 2010 como consecuencia de la decisión de salvar su sector bancario mediante más de 67.000 millones en préstamos. Irlanda tiene una deuda pública del 93,8% del PIB y un déficit público del -2,3%. Su PIB creció al 2,3% anual, aunque en el primer trimestre de 2016 se contrajo. El desempleo está por encima del 8%.

La reacción del mercado

Los efectos de la sanción en la cotización de Apple no han sido evidentes por ahora. Hasta agosto, en lo que llevamos de 2016, la acción lo ha hecho cerca de un 6% peor que el mercado americano, medido por el índice S&P 500. El efecto de menores beneficios reportados ha pesado más por ahora, aunque dada la evolución reciente de la empresa y la cuantía de la sanción, si se confirma por la justicia europea, puede impactar en la cotización de un modo más evidente.

El consenso de analistas espera para Apple unos ingresos estancados en torno a los 210.000 millones de euros entre 2016 y 2019 y unos beneficios antes de impuestos inferiores a los de 2015, oscilando entre los 55.000 y los 61.000 millones de euros. La sanción, de imputarse a un ejercicio, implicaría una disminución del beneficio esperado para ese año del 25%.