Hasenstab observa oportunidades únicas en muchas décadas

Hasenstab observa oportunidades únicas en muchas décadas

Anchor



Franklin Templeton Investments
http://goo.gl/VeOviI

  • Por Michael Hasenstab, Vicepresidente Ejecutivo, Gestor de Carteras, Director de Inversiones - Templeton Global Macro
"Aunque en ocasiones los giros de mercado a corto plazo pueden ser dolorosos para las carteras de los inversores, Michael Hasenstab de Templeton Global Macro elabora su estrategia con paciencia para prepararse para los cambios de mercado a largo plazo. Afirma que el pánico reciente de los inversores ha generado ciertas oportunidades únicas en muchas décadas para los inversores en renta fija, en particular en algunos mercados emergentes con dificultades.

Dos periodos de mercado bien diferenciados en 2015

La actividad del mercado en 2015 puede dividirse en dos partes claramente diferenciadas: lo que sucedió en la primera parte del año hasta finales de junio y lo que hemos observado desde finales de junio hasta hoy. En la primera mitad del año, la actividad del mercado estuvo bastante alineada con las posiciones que teníamos en nuestras estrategias de bonos globales, el Euro y el yen siguieron debilitándose y los valores del Tesoro estadounidense registraron una rentabilidad baja. Estos eventos generaron oportunidades para mantener y acumular posiciones en determinados mercados emergentes que habían experimentado depreciaciones en sus divisas de entre el 10% y el 15%.

A finales de junio, los mercados entraron en un periodo de pánico y aversión masiva al riesgo, impulsado por las preocupaciones económicas en China. Las divisas de muchos mercados emergentes se depreciaron entre un 10% y un 15% más, mientras que el yen y el Euro se mantuvieron en gran medida estancados, dado que actuaron como supuestos refugios seguros. Al mismo tiempo, los valores del Tesoro estadounidense se revalorizaron. La combinación de estos acontecimientos dio lugar a una tormenta perfecta que perjudicó a nuestras estrategias de bonos globales. Pero lo que nos alienta es que, en muchos casos, las divisas de muchos mercados emergentes actualmente se encuentran infravaloradas entre un 15% y un 30%, a nuestro criterio, y pudimos usar este periodo de volatilidad para encontrar o desarrollar oportunidades en las que vimos activos en dificultades. Vimos valoraciones específicas alcanzar niveles que no solo constituyen una oportunidad única en muchas décadas, sino que consideramos oportunidades excepcionales de varias décadas para capturar un potencial de inversión extraordinario a largo plazo.

Posicionamiento para el aumento de los tipos de interés estadounidenses

No creemos que sea probable que este periodo reciente de pánico total continúe. Creemos que el mayor riesgo es la sensibilidad de los mercados financieros ante un aumento de los tipos de interés. Por tanto, en nuestras estrategias queremos posicionarnos para un futuro aumento de los tipos de interés (específicamente, los de los valores del Tesoro estadounidense) y tener una correlación negativa[1] con respecto al mercado de bonos, así como a otros activos de riesgo que podrían verse afectados por tal aumento.

Creemos que la gran tragedia en las carteras de muchos inversores será creer que se mantendrán las correlaciones de los últimos 30 años, concretamente las correlaciones inversas de las acciones y los bonos. Pero cuando no lo hagan, cuando posiblemente presenciemos la caída del mercado de bonos y la caída del mercado de acciones, es probable que las carteras no estén bien posicionadas. No hemos visto un escenario semejante en los últimos 30 años, pero eso no significa que no pueda suceder. Ahora estamos atravesando una época extraordinaria; nunca vimos que la política monetaria distorsionara los mercados de valores del Tesoro en la medida en la que lo está haciendo en la actualidad, de modo que tenemos que pensar un poco diferente. Lo que funcionó durante los últimos 30 años puede no funcionar en los próximos cinco. Por tanto, debemos ser proactivos y crear una cartera que tenga estas características diferentes, y que tenga el potencial de no estar correlacionada con el aumento de los tipos de interés.

Tres áreas que presentan oportunidades de inversión en el futuro

En cuanto a nuestra estrategia, actualmente estamos enfocados en tres áreas principales con potencial de inversión: 1) las oportunidades de gran valor en determinados mercados emergentes, 2) valores del Tesoro estadounidense de corta duración en un entorno de aumento de los tipos de interés y 3) la flexibilidad de gestión en los mercados de divisas para adquirir posiciones largas y cortas. Estas tres fuentes amplias de rentabilidad de inversiones realmente nos interesan debido a la oportunidad que presentan para los próximos dos años.

En primer lugar, en este momento nos enfocamos en determinados mercados emergentes a valoraciones bajas de varias décadas y/o de todos los tiempos. Estas incluyen el peso mexicano, que se encuentra en el nivel más bajo en el que ha estado en toda la historia de México. De modo similar, el ringgit malayo y la rupia de Indonesia se encuentran en niveles que no hemos visto desde la crisis financiera asiática de 1998. En cuanto a las valoraciones, vemos que no son oportunidades vistas en solo una década, sino en muchas, para comprar lo que consideramos activos muy económicos. Definitivamente, no todos los mercados emergentes presentan buenas valoraciones. No vamos a comprarlo todo. Por ejemplo, no invertiremos en países como Turquía o Sudáfrica. Pero hay varios países que se ven atrapados en la actual crisis del mercado que consideramos los diamantes de las oportunidades únicas en muchas décadas (oportunidades únicas en la historia para muchos de estos países).

En segundo lugar, estamos posicionando nuestras carteras para que apunten a una correlación negativa con respecto a los valores del Tesoro estadounidense. Consideramos que uno de los mayores riesgos en los próximos cinco años será el aumento de los tipos de interés estadounidenses. A nuestro criterio, la solidez de la economía estadounidense justifica un aumento de tipos, y creemos que la inflación está subvalorada en la curva de rentabilidad de los valores del Tesoro. Durante los últimos 30 años, muchos inversores ganaron dinero gracias al descenso de los tipos. Creemos que, en los próximos cinco años, usted como inversor querrá ganar dinero gracias al aumento de los tipos. Por tanto, planeamos una estrategia que incluya posiciones en valores del Tesoro estadounidense de corta duración.

En tercer lugar, creemos que es importante contar con una estrategia de gran flexibilidad que pueda adoptar posiciones direccionales en todos los mercados de divisas. Uno de los aspectos más atractivos de los mercados de divisas es que generalmente siempre hay algo infravalorado. Las cosas suelen no estar nunca perfectamente alineadas. Por tanto, un inversor puede asignar direcciones opuestas; por ejemplo, adoptar posiciones largas o cortas en dólares estadounidenses. Actualmente, contamos con la flexibilidad para adoptar una posición larga en dólares estadounidenses frente a posiciones cortas en yenes, Euros y dólares australianos. Al mismo tiempo, también podemos adoptar una posición corta en dólares estadounidenses frente a posiciones largas en divisas que consideramos infravaloradas, como el peso mexicano. Tales estrategias podrían cambiar rotundamente en un par de años si viéramos que las valoraciones se ajustan, por lo que la flexibilidad para dirigirnos hacia donde yace el valor en los mercados de divisas es una oportunidad que, en nuestra opinión, nunca se agotará. Por el contrario, otros mercados de valores a menudo dependen de en qué etapa se encuentren en el ciclo de inversión. En conjunto, vemos grandes oportunidades para los próximos años.

Como conclusión, en primer lugar creemos que actualmente muchos mercados emergentes presentan oportunidades de gran valor. En segundo lugar, recomendamos mantener posiciones en valores del Tesoro estadounidense de corta duración en un entorno de aumento de los tipos de interés. Y, por último, la flexibilidad en los mercados de divisas permite adoptar posiciones largas o cortas. Estas son las tres áreas que realmente nos interesan para los próximos dos años, debido a las oportunidades que presentan.

¿Cuáles son los riesgos?

Todas las inversiones implican riesgos, incluida la posible pérdida de capital. El valor de las inversiones puede experimentar oscilaciones al alza o a la baja, y cabe la posibilidad de que los inversores no recuperen el capital total que invirtieron. Los precios de los bonos normalmente se mueven en dirección opuesta a los tipos de interés. Conforme los precios de los bonos de una cartera de inversión se ajustan a un aumento en los tipos de interés, el valor de la cartera podría disminuir. Los riesgos especiales están relacionados con la inversión extranjera, incluyendo las fluctuaciones de moneda, la inestabilidad económica y los desarrollos políticos. Las inversiones en mercados en desarrollo, de los cuales los mercados fronterizos son una subcategoría, conllevan mayores riesgos relacionados con los mismos factores, además de los riesgos asociados con el tamaño menor de dichos mercados, su menor nivel de liquidez y su falta de marcos legales, políticos, empresariales y sociales establecidos con el fin de respaldar los mercados de valores."