Rentabilidades de nuestros clientes de Junio 2015

Rentabilidades de nuestros clientes de Junio 2015

Anchor

Rentabilidad de las carteras asesoradas
Pese a que el mes de junio ha sido un mes en general malo en todos los activos financieros, los clientes asesorados por Anchor Capital Advisors EAFI han conseguido mantener la rentabilidad de sus carteras en niveles adecuados.



Los clientes más conservadores acumulan en los últimos doce meses una rentabilidad del 3,83%, muy superior a la de los activos financieros de menor riesgo, como los depósitos bancarios y los bonos a corto plazo. La generación de rentabilidad se ha debido principalmente a la exposición puntual en divisa (monetario USD), la rotación de renta fija de plazos medios hacia plazos cortos y monetarios.

En cuanto a las carteras con perfil moderado, la rentabilidad se sostiene gracias a la presencia de sectores defensivos (salud) i cíclicos (financiero, consumo) así como del mantenimiento de posiciones en renta fija high yield, combinado con los ajustes tácticos hechos para los perfiles más conservadores. Iniciamos en el mes la toma de alguna posición en renta variable por los niveles más interesantes de valoración, pero pendientes de Grecia y su influencia en los mercados.

Los clientes más arriesgados siguen teniendo un resultado acorde con la favorable evolución de la renta variable, si bien se han visto impactados de modo negativo por la corrección de la mayoría de mercados. No obstante, el posicionamiento en renta variable de sectores como salud, consumo y financiero, han permitido tener un mejor comportamiento que el mercado en general.

Junio en los mercados financieros
El mes de junio ha sido en general un mes malo para la totalidad de activos financieros. Los mercados se han movido en función de los avances y retrocesos que se daban en las negociaciones entre Grecia y sus acreedores para liberar los fondos del último tramo del rescate financiero con el fin de evitar la suspensión de pagos del país.

Los datos macroeconómicos, en general predominantemente buenos, han pasado desapercibidos para la mayoría de inversores, que han puesto el foco exclusivamente en la crisis griega y su posible contagio al resto de la UE. Hasta la fecha, no ha habido episodios relevantes de extensión de la crisis, salvo pequeños repuntes de las primas de riesgo de España, Portugal e Italia y una corrección en las bolsas europeas desde unos máximos que ya apuntábamos excesivos.

Mercados de Renta Variable
En cuanto a la evolución de los distintos activos, la renta variable europea terminó el mes con descensos de más del -2%, por debajo de su promedio mensual aunque dentro del rango normal y acumula una caída de casi el -9% en el trimestre. En lo que llevamos de año, sin embargo, gana algo más del +10%, y en los últimos doce meses supera su promedio anual del +10,6% acumulando una ganancia del +11,2%.

Mercados de Renta Fija
La renta fija convertible, debido a su elevada correlación con la variable, también tuvo un mes de pérdidas con un rendimiento del -1,3%, muy por debajo de su promedio mensual del +0,5%. Su retorno trimestral también es negativo, de casi el -3% aunque en los últimos doce meses gana un +5,7%, algo inferior a su media anual y a lo que lleva en lo que va de año, por encima del +6%.



En lo que respecta a los activos más conservadores, la renta fija tanto pública como corporativa también tuvieron resultados negativos en junio. Así, registraron una caída entre -0,56% y -0,75% en el mes, lejos de su promedio mensual positivo del +0,4%. Sólo la renta fija a plazos cortos tuvo una caída leve, del -0,08% en el mes.

En el trimestre, la renta fija cae en todas sus modalidades, desde el -0,22% de los bonos a plazos cortos hasta el -5,8% de la deuda gubernamental mientras que las rentabilidades de los últimos doce meses son aún positivas, aunque por debajo de sus promedios salvo en la deuda pública. La correlación con la renta variable ha aumentado, disminuyendo el potencial de diversificación del riesgo que tradicionalmente se otorga a este activo.



De los últimos datos se desprende que sólo los activos monetarios presentan un perfil marcadamente defensivo, con rentabilidades cercanas a cero en todos los plazos analizados. El resto de activos, sitúan su rentabilidad anual cercana a su media histórica, salvo la deuda corporativa de buena calidad que está en positivo pero menos del +1%.

Divisas
El USD sigue oscilando en un rango muy estrecho con el Euro, lo que dificulta la obtención de rentabilidad por la exposición a divisa, a diferencia de lo sucedido en el primer trimestre. Seguimos apostando por mantener exposición en divisa americana como medida de diversificación de riesgo ante la incertidumbre que genera Grecia.

La oscilación reciente de las rentabilidades a corto plazo muestra mayor volatilidad en los retornos, lo que implica mayor incertidumbre en los próximos meses. Los principales factores a tener en cuenta serán: Grecia y posible contagio a la UE, China y su estabilización económica a medio plazo, el cambio de sesgo en la política monetaria de la Fed y la evolución de los beneficios empresariales en Europa.